Cuando se llega a las 25 semanas de embarazo, el bebé  ya mide más de 30 centímetros y le faltan aún unos 300 gramos para llegar al kilo de peso.

Pasan los días y el sistema sanguíneo de tu hijo es cada vez más extenso. Empiezan a formarse capilares (los vasos más pequeños) debajo de la piel y llegan hasta los pulmones, que poco a poco van adquiriendo la madurez necesaria para llevar a cabo su función, aunque aún les queda un poco para estar listos para que tu hijo pueda respirar por sí mismo.

semana_28_de_embarazo

25 semanas de embarazo

La barriga

Tienes que saber que cuando llegas a  las 25 semanas de embarazo ya no puedes disimular tu barriga, ésta ya va adquiriendo el tamaño suficiente para albergar a tu hijo que empieza a moverse, sobre todo cuando estás más tranquila y relajada.

No te obsesiones con el aumento de peso, puesto que puedes engordar en el embarazo más de lo esperado en estas semanas.

No te preocupes porque tu aumento de volumen puede deberse a la una mayor retención de líquidos. Por eso, tus manos y tus pies pueden empezar a hincharse.

Para eso, lo mejor es que sigas las recomendaciones de alimentación durante el embarazo  y hacer ejercicio físico, como caminar, para mantenerte en forma. Con estos cambios, vas a tener que modificar tu guardarropa y pasar a utilizar zapatos más cómodos y ropa menos ajustada.

La progesterona

A partir de las las 25 semanas de embarazo tu estómago puede darte la lata,  y tener ardor de estómago entre otras cosas, ya que la progesterona, una hormona que se libera durante el embarazo, puede afectar a tu sistema digestivo y complicar las digestiones, produciendo unos molestos gases en el embarazo.

Todas estas molestias se mitigarán cuando veas a tu hijo bostezar, llevarse las manos a la boca y moverse.

semana_24

Molestias respiratorias

A la hora de descansar, las molestias gastrointestinales se pueden unir a los problemas respiratorios y hacer que las noches no sean lo tranquilas y apacibles que quisieras. Para intentar descansar mejor, puedes optar por ponerte otra almohada y dormir menos recostada, lo que te ayudará a respirar mejor y a facilitar la digestión.

plantilla-banner-el-parto-es-tuyo-ecojpg

En las 25 semanas de embarazo también tienes que irte preparando psicológicamente para poder asimilar todos los cambios físicos que estás viviendo y para vivirlos de la forma más natural posible.

En estos momentos debes apoyarte en tu pareja y disfrutar junto a ella todo el proceso. Poco después de las  25 semanas de embarazo  vais a empezar las clases de preparación al parto y tu pareja debe saber todos los cambios físicos a los que te estás enfrentando.