La anestesia epidural durante el parto es una de las cuestiones que más dudas genera entre las embarazadas, principalmente por la gran cantidad de mitos y leyendas urbanas que giran en torno a ella. Sin embargo, se trata de uno de los medios más eficaces y seguros para el alivio del dolor durante el parto.

¿Para qué sirve la anestesia epidural durante el parto?

La anestesia epidural durante el parto es un anestésico que se administra en un pequeño espacio que recubre la médula espinal con el objetivo de adormecer los nervios. Es decir, que una vez administrada podemos sentir las piernas y nuestro vientre pero sin experimentar el intenso dolor que generalmente provocan las contracciones.

Tal vez lo más incómodo de la anestesia epidural durante el parto sea su propia administración, ya que debes sentarte en la camilla y arquear lo máximo posible la espalda para que el anestesista pueda introducir un pequeña aguja entre las vértebras con el fin de alcanzar el espacio epidural.

Luego colocará un catéter a través del cual se irá administrando el analgésico. Y todo este proceso se realiza en un momento en el que sufres constantes contracciones, dolor e incomodidad.

la anestesia epidural cómo funciona

La importancia del especialista para poner la epidural

Es muy importante que el anestesista cuente con la experiencia necesaria para que la colocación de la aguja y el catéter se haga de manera adecuada y se eviten posibles efectos adversos.

Por ello, es fundamental que acudas a centros hospitalarios de referencia que cuenten con profesionales sanitarios especializados que puedan darte toda la seguridad y tranquilidad que necesitas en ese momento.

Una vez administrada la anestesia epidural durante el parto, la experiencia  puede cambiar completamente.

 ¿Cuáles son las ventajas de la anestesia epidural?

  • Además de aliviar la anestesia epidural durante el parto el dolor de las contracciones, te permitirá participar de manera activa durante todo el proceso, incluso empujando adecuadamente cuando sea necesario.
  • Puede hacer que tu actitud durante el parto sea mucho más positiva, ya que te sentirás menos exhausta, cansada e irritable.
  • El alivio de la anestesia epidural durante el parto puede ayudarte a relajarte y obtener la fuerza necesaria para centrarte en lo más importante, la experiencia del nacimiento.
  • También te ayudará a descansar si el parto se prolonga.
  • En el caso de que tengan que hacerte una cesárea te permitirá ser consciente de todo el proceso del nacimiento.

El catéter en la anestesia epidural durante el parto

El catéter a través del cual se administra la anestesia epidural durante el parto se retira inmediatamente después del parto, si bien puede dejarse en situaciones concretas que requieran seguir controlando el dolor, como puede ser después de una cesárea o una ligadura de trompas posterior.

cordon

Después del parto

Los efectos de la anestesia epidural durante el parto desaparecerán pasadas unas dos horas desde el momento en el que deja de administrarse.

En todo caso, para que tu experiencia durante el parto sea la mejor posible es fundamental contar con la asistencia de centros hospitalarios y profesionales sanitarios que cuenten con la máxima reputación y garanticen tanto tu seguridad como la de tu bebé durante todo el proceso del parto.