Cuidados del bebé en la playa

Visitar la playa puede ser una aventura divertida y excitante para el bebé. La arena, el agua y las olas despiertan todos sus sentidos y suelen dejarle extasiado. Para que la experiencia sea lo más segura posible es importante tomar algunas precauciones e ir bien equipados.

La piel del bebé es muy sensible, por eso no se recomienda llevar a la playa a los menores de 6 meses. Después de esa edad es fundamental aplicarle crema con un factor de protección solar superior a 50 especialmente formulada para bebés y niños. La crema protectora debe extenderse por todas las zonas del cuerpo que no estén cubiertas por la ropa, incluidas las orejas y la nuca, y aplicarla cada dos horas. La brisa y el reflejo del agua pueden contribuir a que la piel se queme incluso estando en la sombra.

Evitar las horas más calurosas del día

Otra recomendación es evitar las horas más calurosas del día, especialmente entre las 12:00 y las 16:00, cuando la radiación solar es más intensa. A la hora de instalar el ‘campamento’, también es importante buscar un sitio limpio no muy cercano al agua, de manera que puedas evitar sustos en el caso de un despiste.

postparto

Bolsa de playa

Junto al protector solar, en la bolsa de playa debes incluir las siguientes cosas para el bebé:

  • Ropa fresca de algodón y de colores claros. Es bueno llevar varias mudas por si se mojan o manchan
  • Gorro y gafas de sol
  • Una sombrilla, una tienda de playa o un cortavientos que permita mantener al bebé fresco a la sombra
  • Las piscinas hinchables pequeñas son una buena opción para que el bebé juegue con el agua del mar de manera segura. Si es la primera vez que va a la playa, probablemente le asuste el movimiento del agua y la piscina hinchable puede ayudarle a entrar en contacto con el medio sin temor
  • Todo lo necesario para el aseo, el cambio del pañal y para comer si no está recibiendo el pecho. No olvides llevar suficiente agua fresca
  • Un botiquín para atender cualquier herida, corte, rozadura…
  • Si el bebé ya es mayor y usa manguitos o flotadores, asegúrate de que están homologados y de que cumplen con todas las medidas de seguridad
  • Evita que se meta en la boca conchas, arena y otros objetos

Y por supuesto, ¡no te olvides de su juguete favorito!