La gestación múltiple

Las gestaciones múltiples son mucho más frecuentes de lo que pensamos y aunque en su desarrollo influyen factores como la edad o la raza de la madre, lo cierto es que el incremento de este tipo de embarazos se debe sobre todo a que cada vez más parejas recurren a las técnicas de reproducción asistida para ser padres.

Se estima que al menos el 24% de los embarazos conseguidos mediante estas técnicas son múltiples, y el método que más gestaciones múltiples genera es la fecundación in vitro, en la que se implantan dos o más embriones para garantizar el embarazo.

¿Qué tipo de gemelos existen?

Tras las primeras ecografías que confirman el embarazo múltiple y una vez superado el susto inicial, lo primero que se preguntan los padres es qué tipo de gemelos van a tener. A continuación te contamos qué tipos hay y cuáles son sus características.

Gemelos bicigóticos o bivitelinos. Más conocidos como mellizos que se desarrollan a partir de dos óvulos que han sido fecundados por dos espermatozoides distintos. Por lo tanto, se trata de dos procesos de gestación que se producen al unísono, y cada feto tiene su saco gestacional, bolsa amniótica y placenta. Los gemelos bicigóticos no son idénticos y pueden ser o no del mismo sexo. Pero, ¿cómo se produce el embarazo de mellizos? Para que sea posible es necesario que se den algunas circunstancias concretas, como que se produzcan dos ovulaciones en el mismo ciclo menstrual, se liberen dos óvulos de un solo ovario o un solo óvulo de cada ovario.

embarazo_cuidado

Gemelos monocigóticos o univitelinos. El feto se desarrolla a partir de un óvulo fecundado por un solo espermatozoide que tras la fecundación se divide formando dos embriones. Este tipo de embarazo es totalmente fortuito, da como resultados a gemelos idénticos, ya que ambos fetos tienen la misma información genética y son siempre del mismo sexo. La clasificación de los gemelos monocigóticos es un poco más compleja, ya que dependiendo del momento en el que el cigoto se haya dividido podremos hablar de:

  • Gemelos bicoriales y biamnióticos: la división del cigoto se produce en las 72 horas siguientes a la fecundación y cada embrión tiene su propia bolsa amniótica y placenta.
  • Gemelos monocoriales y biamnióticos: la división del cigoto se lleva a cabo entre el cuarto y el séptimo día tras la fecundación. Los fetos comparten placenta pero cada tiene su propia bolsa amniótica.
  • Gemelos monocoriales y monoamnióticos: la división del cigoto se produce a partir del séptimo día tras la fecundación, y los fetos comparten tanto la placenta como la bolsa amniótica.

Se estima que el 70% de los embarazos gemelares son de gemelos bicigóticos, mientras que el 30% restante corresponde a monocigóticos. El embarazo gemelar de tres o más fetos son realmente poco frecuentes y también dan lugar a una clasificación más extensa dependiendo de cómo se haya producido la fecundación, y de si los fetos comparten o no bolsa amniótica y placenta.

Deja un comentario