Postparto

Ejercicios de kegel para después del parto

ejercicios_de_kegel
Validado por El parto es tuyo

Seguramente antes del embarazo te recomendaron realizar los ejercicios de Kegel para reducir el impacto del parto sobre los músculos del suelo pélvico y favorecer la recuperación una vez que hayas dado a luz.

El suelo pélvico

Con el paso del tiempo el suelo pélvico pierde tono y se vuelve laxo. Esta situación se agrava en las mujeres que han dado a luz debido a los esfuerzos realizados durante el parto. La principal consecuencia del deterioro del suelo pélvico es la incontinencia urinaria, pero también puede influir negativamente en otros aspectos, como las relaciones sexuales.

Y es que los ejercicios de Kegel, que consisten en contracciones de los músculos que forman el suelo de la cavidad pélvica, que se extiende desde el pubis hasta la espina dorsal, son fundamentales para reforzar y tonificar la zona, prevenir el prolapso y la incontinencia urinaria.

¿Cómo se hacen los ejercicios de Kegel?

  • Al realizar estos ejercicios  de Kegel no se produce ningún movimiento externo visible, ya que lo que se trabaja es la musculatura interna, por eso se pueden realizar en cualquier sitio, tanto sentada como tumbada.
  • Una buena manera de estar segura de que se usan los músculos correctos es fingir que se orina y que de repente se para la micción, para continuarla y pararla en repetidas ocasiones. En ese momento se sienten los músculos que se deben trabajar (vagina, vejiga y ano) poniéndose tensos y desplazándose hacia arriba.
  • Antes de realizar los ejercicios de Kegel hay que asegurarse de que la vejiga está vacía. A continuación, se coloca la cadera en una posición neutra manteniendo la espalda estirada, se tensan los músculos pélvicos y se mantienen así aproximadamente 8 segundos. Luego se relajan los músculos durante 10 segundos y se vuelve a repetir el ejercicio hasta diez veces.

postparto

  • Estos ejercicios de kegel se puede realizarse tres veces al día respirando profundamente y relajando el cuerpo sin contener la respiración en ningún momento. Hay que tener en cuenta que los muslos, glúteos y abdomen deben permanecer relajados.
  • No hay que practicar estos ejercicios de kegel mientras se está orinando porque podemos conseguir el efecto contrario, esto es, debilitar los músculos del suelo pélvico. Los efectos de los ejercicios no son inmediatos, sino que se notarán con el tiempo. Por ello, hay que ser constante y no hay que abandonarlos.

Deja un comentario