Ya estás en la semana 23 de embarazo, y tanto tu abdomen como tu bebé están creciendo a pasos agigantados. En esta semana empezarás a notar muchos cambios y a sentir de forma más consciente a tu hijo.

Consulta todos los cambios que te esperan durante el tercer trimestre de gestación y cuáles empiezas a experimentar durante la semana 23 de embarazo.

Cambios que experimenta tu bebé

Peso y tamaño

El bebé ya mide unos 29 centímetros de media, desde la coronilla a las nalgas, y su peso ronda los 500 gramos.

Forma y desarrollo del bebé

En la semana 23 de embarazo, mientras tu útero aumenta, el bebé empezará a desarrollar sus sentidos y notarás con nitidez sus patadas… ¡Incluso cuando tiene hipo!

En estas semanas se produce un cambio muy importante porque se desarrollan todos los sentidos, en especial el oído. De hecho, a partir de este momento el bebé empezará a percibir los sonidos, primero los de frecuencias bajas y poco a poco irá aumentando su percepción. Su cabello y sus cejas ya adquieren el color asociado a su ADN. Además, su cuerpecito se empieza a preparar para el funcionamiento de todos sus sistemas: digestivo, circulatorio y respiratorio.

Lo sentirás más, ya que los movimientos del bebé empiezan a ser más enérgicos. En esta semana ya duerme, se estira, hace muecas, bosteza… gracias a que su coordinación muscular está más desarrollada. ¿A que parece increíble?

Cambios que experimenta tu cuerpo

Cuando llegas a la semana 23 de embarazo tu útero mide unos 22 centímetros, sobrepasando ya tu obligo. Seguramente hayas ganado entre 4 y 5 kilos desde que estás embarazada, y lo normal es que empieces a notar tirantez en los costados y en la zona del pubis.

Muchas mujeres pueden llegar a confundir estas dolencias con contracciones uterinas. También te puede dar la sensación de que te falta el aire, ya que tu ritmo cardíaco ha aumentado considerablemente. No te preocupes…. ¡es algo normal!

Los altibajos emocionales son frecuentes en este periodo; entre otras cosas, porque el instinto de protección maternal ya está muy desarrollado y empiezas a preocuparse por tu bebé, trata de relajarte y disfrutar de esta etapa, hay que mantener el estrés y la tristeza a raya, por tu salud y la de tu bebé. ​

¿Qué puedes sentir la semana 23 de embarazo?

  • Cansancio.
  • Presión en la pelvis y en el abdomen.
  • Altibajos emocionales.
  • Falta de concentración.
  • Mamas más sensibles.
  • Olfato más agudo.

Es normal que durante este periodo sientas dolores o molestias lumbares o en la zona de la pelvis, Esto tiene una explicación muy sencilla: la hormona relaxina, que provoca que las articulaciones y los músculos ganen elasticidad provocando más laxitud, y como consecuencia, molestias musculares. Te puedes sentir un poco sensible emocionalmente. Si es así, el ejercicio físico o los paseos te ayudarán a relajarte.

¿Qué pruebas debo hacerme?

En la semana 23 de embarazo no existe ninguna prueba específica.  En algunos casos el médico puede optar por medir el cuello del útero con una sonda vaginal. Un cuello de útero menor de 25 milímetros, muestra la posibilidad de que se produzca un parto prematuro. Normalmente la prueba se realiza solo en gestantes con alto riesgo de prematuridad, como es el caso de las madres que ya han tenido partos prematuros, en presencia de contracciones múltiples o en los casos de embarazo múltiple.