¡Llegamos al último trimestre de embarazo!  A partir de la semana 29 de embarazo, tu bebé ya está muy desarrollado, ha ganado peso y sus sentidos funcionan a toda máquina. También ha aprendido a moverse y, por eso, sentirás cada vez más su presencia. Lo normal es que empiece a darse la vuelta para encajarse y prepararse para el parto, apoyando su cabecita en el cuello del útero.

Es una semana muy significativa para ti y para tu bebé, que necesita una buena nutrición. Sentirás que entras en la recta final del embarazo mientras él se desarrolla a un ritmo muy rápido, los cambios que experimentarás en el tercer trimestre de embarazo te harán sentir verdaderamente el peso del proceso.

Cambios que experimenta tu bebé

Peso y tamaño

En la semana 29 de embarazo, además de haber ganado peso, alrededor de 1 kilo con 100 gramos, tu bebé ya alcanza entre 36 y 38 centímetros de longitud. Su tamaño se asemeja al de una calabaza pequeña.

Forma y desarrollo del bebé

La cabeza crece también muy rápido porque en esta etapa se desarrolla mucho el cerebro. Sus pulmones continúan creciendo, madurando y produciendo una sustancia llamada ‘surfactante’, que le permitirá respirar de forma autónoma cuando nazca y le corten el cordón umbilical. El pelo y las pestañas, así como las uñas de pies y manos, están ya totalmente formados.

Cambios que experimenta tu cuerpo

En este último trimestre no aumenta sólo el peso de tu bebé. Son las semanas en las que más notarás cambios en la báscula. Lo normal y aconsejable es engordar medio kilo por semana, aunque como siempre decimos, cada mujer es diferente y dependerá de su cuerpo.

Algunas de las molestias que tenías al principio del embarazo se pueden repetir,  como la acidez de estómago o pirosis, que es es muy común en estos meses por la presión que ejerce el útero (que ya está muy grande) en el estómago, lo que hace que los alimentos que ingieres, a veces vuelvan al esófago.

También suelen producirse, en la mayoría de las mujeres embarazadas, problemas de estreñimiento debido a que el tránsito intestinal se hace lento por el efecto de la progesterona. Asociado a este estreñimiento, pueden aparecer hemorroides por la presión del útero sobre el sistema circulatorio.

Las pequeñas contracciones, denominadas de Braxton Hicks, aunque todavía muy suaves, se vuelven más frecuentes sobre todo cuando hay movimientos fetales o te cambias de posición.

¿Qué puedes sentir en la semana 29 de embarazo?

  • Presión en la pelvis y abdomen.
  • Acidez de estómago.
  • estreñimiento.
  • Contracciones leves.
  • Cansancio.
  • Hinchazón de pies.
  • Hemorroides.

Es normal que cuanto más avance el embarazo, te sientas más cansada y con más presión en algunas zonas de tu cuerpo, como piernas y espalda, por ello, mantenerse en forma y tratar de no cojer más peso del indicado por tu médico, hará que te sientas con más energía.  Cómo comentabamos, las molestias intestinales pueden ser más frecuentes en la semana 29 de embarazo, por tanto es importante que mantengas una alimentación durante el embarazo sana y equilibrada para minimizar sus efectos, sobre todo a la hora de evitar las molestas hemorroides.

La mayor mejora en tu cuerpo la sentirá tu cabello, ya que las hormonas aumentan en este trimestre, y hacen que tengas el pelo mucho mejor. No tienes más cabello, sencillamente, se cae mucho menos.

¿Qué pruebas debo hacerme?

En la semana 29 de embarazo no hay pruebas concretas, pero es bueno confirmar el correcto desarrollo del corazón del bebé. Dependiendo de cada centro y de si dispone en consulta de un ecógrafo, se podrá ver la evolución del feto a través de una ecografía. También es bueno comprobar si la cantidad de líquido amniótico es la adecuada.