Los horarios del bebé son cambiantes e impredecibles, pues, aunque con el tiempo adquieran una rutina de sueño y comidas, esta puede cambiar de la noche a la mañana por distintos factores que escapan a nuestro control.

Lo más recomendable es que te adaptes cuanto antes al ritmo y los horarios del bebé, especialmente cuando son recién nacidos, con el paso del tiempo, podrás poco a poco ir modificando esos hábitos y rutinas para poder compaginarlo con tu vida laboral y personal.

Es importante que conozcas bien las señales que tu hijo te da, cuando tiene hambre y cuando está satisfecho, y cuando tiene sueño.

A continuación te contamos como puedes adaptar los horarios del bebé a tu estilo de vida:

Organiza una rutina de actividades diaria

Aunque, como decíamos, los bebés son impredecibles y son ellos quienes te indican cuando tienen hambre y sueño, si puedes establecer los horarios del bebé, como el momento del baño, o de salir de paseo, es importante que lo hagas cada día a la misma hora para que el bebé lo asuma como rutina y, salvo excepciones, porque esté enfermo por ejemplo, no llore, ni le molesten estas actividades.

Respeta sus ritmos naturales para comer y dormir

Los primeros meses de vida, es difícil que puedas controlar los horarios del bebé para dormir y comer, será tu hijo quién marque el ritmo que cada día podrá ser distinto. Puede quedarse dormido mientras amamanta o toma el biberón, y volver a despertar poco después porque quiera volver a comer.

Deja que el lleve el control, no te empeñes en que se termine el biberón por ejemplo, si tiene hambre, te lo pedirá, si le das el pecho, debes saber que la leche del final de la toma es la más rica en grasas y nutrientes, deja que el bebé se tome su tiempo para que lo vacíe hasta que se sienta saciado.

Si estás amamantando, ofrécele ambos pechos en cada toma, es importante que vacíe bien por lo menos uno de tus pechos para asegurarte de que se siente satisfecho.

Con respecto a los horarios del bebé para dormir, si duermen mucho durante el día, por la noche despertarán para comer. Durante sus primeros meses de vida es bueno que le dejes hacer, sin embargo, conforme van creciendo, uno de los consejos para dormir a un bebé, es despertarlo para que haga más tomas durante el día, así ambos descansaréis mejor por la noche.

plantilla-banner-el-parto-es-tuyo-niños

Alterar los horarios del bebé a partir del año

La mayoría de los pediatras recomiendan evitarlo, los niños se acostumbran a unas rutinas de sueño, comidas, baños, paseos y otras actividades que, cuando se cambian de manera repentina, hará que se pongan nerviosos o se sientan cansados.

Esto provocará que lloren y pataleen molestos, y los padres también se sentirán agotados, de cualquier modo, cada bebé es un mundo, y los padres son quienes conocen bien su manera de reaccionar antes los cambios.

En ocasiones, son inevitables los cambios de horarios del bebé, bien sea por períodos de vacaciones, incorporación al trabajo, etc. Es comprensible y normal, si son excepciones, no tienen por qué afectar demasiado al niño.