Las manchas durante el embarazo aparecen porque la piel es más sensible a los efectos de los rayos ultravioleta, por lo que es importante reducir las exposiciones al sol, usar un factor de protección solar adecuado que disminuya el riesgo de quemaduras, reacciones adversas o la aparición de manchas y controlar mucho el calor que tengamos.

Sin embargo, huir del sol puede ser muy complicado, pues el calor y el embarazo, no son la mejor combinación, sobre todo en los meses de verano, en los que seguramente busquemos descanso en playas o piscinas.

El sol es importante porque nos ayuda a sintetizar vitamina D, que es necesaria para la correcta absorción del calcio. También nos aporta una sensación de bienestar y nos hace sentir mucho más guapas. Pero también puede tener un lado peligroso si no se toman las medidas oportunas, así como la aparición de las antiestéticas manchas durante el embarazo.

La temperatura corporal durante el embarazo

La temperatura corporal aumenta en el embarazo y pasar mucho tiempo al sol puede aumentarla todavía más, lo cual tiene efectos negativos en el desarrollo del feto.

También pueden producirse golpes de calor, deshidratación y la hiperpigmentación de la piel, también conocida como melasma, cloasma o manchas durante el embarazo.

Manchas durante el embarazo

El melasma aparece como consecuencia de los cambios hormonales que se producen en el embarazo, relacionados principalmente con los niveles de estrógenos y progesterona.

Se trata de manchas oscuras de color amarronado y son más frecuentes en las mejillas, la nariz, la parte que se encuentra encima del labio superior y el cuello. La única manera de prevenir estas manchas solares es mediante la protección solar y exponiendo la piel lo menos posible a los rayos ultravioleta. Esto resulta prácticamente imposible en verano, y más aún si hemos planificado nuestras vacaciones en la playa.

banner_embarazo_

Consejos para tomar el sol y evitar las manchas durante el embarazo

No obstante, para que puedas disfrutar de los días de sol con la máxima seguridad posible, te ofrecemos los siguientes consejos:

  • Utiliza una crema solar con un factor de protección superior a 50 y cuya composición sea apta para embarazadas.
  • Aplícala una hora antes de exponerte al sol y repite la aplicación al menos cada dos horas.
  • Evita las horas centrales del día, entre las 11:00 y las 16:00, cuando el sol es más fuerte.
  • Toma el sol en periodos de 20 minutos y evita el sobrecalentamiento.
  • Utiliza gafas de sol y gorro.
  • En vez de permanecer todo el rato tumbada en la toalla, da pequeños paseos para estar más fresca.
  • En el caso de que aparezca hiperpigmentación en tu piel, después del parto puedes acudir a tu especialista en medicina estética para que te recomiende el mejor tratamiento para eliminar esas antiestéticas manchas. Entre los tratamientos más eficaces se encuentran el peeling superficial, mascarillas despigmentantes y tratamientos con distintos tipos de láser.