Los mareos en el embarazo son frecuentes, sobre desde el primer mes de embarazo hasta el tercero. Aparecen porque se produce un aumento de los niveles de ciertas hormonas que a su vez producen una relajación de los vasos sanguíneos para que pueda llegar la cantidad necesaria de sangre a tu bebé.

Ante esta situación, tus cifras de presión arterial bajan y es lo que hace que te sientas mareada por la bajada de tensión.

Múltiples causas de los mareos en el embarazo

Pero la hipotensión no es la única causa de los mareos en el embarazo. Los niveles bajos de azúcar en sangre, lo que se conoce como hipoglucemia, también pueden hacer que te sientas mareada.

Tienes que tener en cuenta que en los primeros meses de embarazo tu cuerpo se tiene que adaptar a la nueva situación y a los cambios que se producen en el metabolismo.

En el segundo trimestre y en el tercer trimestre del embarazo, los mareos en el embarazo pueden estar producidos por una presión en algún vaso sanguíneo, por lo que suelen desaparecer rápidamente.

¿Cómo evitar los mareos en el embarazo?

Si eres propensa a padecer mareos, debes evitar:

  • Otra cosa que puede provocar mareos en el embarazo es estar de pie y quieta durante mucho tiempo, puesto que entorpece tu circulación. Camina y haz ejercicio de forma regular para mantener bien la circulación sanguínea y evitar que aparezcan los mareos.
  • Ten cuidado al levantarte, sobre todo si estás tumbada.
  • Para evitar las hipoglucemias, es bueno que comas poca cantidad varias veces al día.
  • Si vas a estar tiempo sin comer, recurre a los frutos secos para momentos de necesidad, cuando sientas que te encuentras más floja.
  • Para evitar mareos en el embarazo no uses agua muy caliente en la ducha o en el baño, ya que te bajará la tensión arterial.
  • Utiliza ropa suelta y cómoda, que no te apriete para que no afecte a la circulación.

plantilla-banner-el-parto-es-tuyo-ecojpg

Consejos

Una vez que aparecen los mareos en el embarazo debes tener en cuenta estas recomendaciones:

  • Siéntate. Si puedes poner las piernas en alto, mejor. Eso te ayuda a mejorar la circulación.
  • Mantén la calma y respira profundamente con el abdomen. Haz algún ejercicio de relajación que te ayude a manejar la situación.
  • Si ves que te comprime el pantalón, suéltatelo. No es bueno que te apriete la ropa, hace que tu circulación sea peor.
  • Si sientes calor en el embarazo, abanícate para bajar tu temperatura corporal.
  • Si tienes mareos en el embarazo de forma frecuente, ten a mano algún fruto seco, alguna galleta o un caramelo para contrarrestar una posible hipoglucemia.