El parto con episiotomía se lleva a cabo realizando un corte en el perineo con el fin de facilitar la salida del bebé durante el parto.

Hasta hace unos años, el parto con episiotomía se realizaba de manera rutinaria para evitar desgarros vaginales.

Se pensaba que era preferible realizar un corte controlado, ya que era más fácil de suturar y podía prevenir complicaciones que se daban en los casos de grandes desgarros. Además, se creía que el parto con episiotomía podía reducir el riesgo de incontinencia o dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales.

perineo

 

¿Es realmente beneficioso el parto con episiotomía?

Lo cierto es que numerosos estudios han demostrado que el parto con episiotomía no supone ningún beneficio adicional, y no debe hacerse de manera sistemática en las embarazadas.

¿Cuándo es recomendable el parto con episiotomía?

Algunos especialistas coinciden en que este procedimiento debe reservarse para los partos en los que el bebé es muy grande y se necesita más espacio para que salga el bebé, o existe algún riesgo para el niño, por ejemplo cuando su ritmo cardíaco es demasiado bajo.

¿Necesitaré una episiotomía?

Lo cierto es que el equipo médico que te atiende no sabrá si es necesario realizarte el parto con episiotomía hasta que comience y vaya desarrollándose.

Realizar el parto con episiotomía es una decisión que se toma en el momento.

Aun así, debes hablar sobre esta posibilidad con el ginecólogo para que, en caso de que sea necesario realizarte el parto por episiotomía, te explique el motivo que, seguramente, estará relacionado con la salud de tu bebé.

¿Cómo se realiza el parto por episiotomía?

Para realizar la episiotomía se aplica un anestésico local, aunque si has recibido anestesia epidural es muy probable que no lo necesites.

Una vez finalizado el expulsivo y retirada la placenta, se procede a suturar.

Es posible que los días posteriores sientas dolor e incomodidad, dependiendo de la profundidad y la longitud del corte que te hayan realizado.

Las molestias propias tras el parto con episiotomía duran entre 2 o 3 semanas, y para aliviarlas puedes tomar analgésicos y aplicar frío local.

plantilla-banner-el-parto-es-tuyo-plani_parto

¿Se puede evitar el parto con episiotomía?

Muchas mujeres se preguntan si existe alguna manera de prevenir el parto con episiotomía, y lo cierto es que no existe una fórmula para evitarlo que haya demostrado eficacia real.

Algunos estudios sugieren que masajear el perineo podría ayudar a aumentar su flexibilidad y evitar una posible episiotomía llegado el momento del parto, pero no se ha podido demostrar la eficacia general de este método.

Asimismo, algunas posturas a la hora de dar a luz, como por ejemplo de lado o de rodillas, hacen que la presión sobre el perineo sea menor y pueden protegerlo.

En todo caso es importante que hables con tu ginecólogo sobre el parto con episiotomía, y le transmitas tus dudas para que pueda orientarte y estés relajada.