Tanto la obesidad como el sobrepeso suelen ser grandes obstáculos a la hora de concebir. Si bien el tema de la concepción tiende a centrarse con más frecuencia en la mujer, tener un bebé es una cuestión de pareja y en el proceso influye la salud de los dos progenitores. En el caso de la mujer, entre los factores que determinan la fertilidad están el estado de salud general, la edad reproductiva, la calidad de sus óvulos y su capacidad de ovular.

La fertilidad masculina depende de la producción de espermatozoides, de su calidad y de la capacidad que tengan de salir al exterior. Los hábitos de vida poco saludables y una dieta desequilibrada están directamente relacionados con una menor producción de espermatozoides, y el sobrepeso afecta de tal manera que consigue que tanto la cantidad como la movilidad de éstos disminuya.

¿Cuál es el impacto del sobrepeso en la fertilidad de la mujer?

Una mayor cantidad de grasa puede producir un alto nivel de estrógenos que afecten a la ovulación y, a su vez, el exceso de estrógenos promueve la acumulación de grasa, convirtiéndose en un círculo vicioso. El exceso de grasa causa importantes alteraciones hormonales que afectan negativamente al ciclo menstrual, haciendo que éste se vuelva irregular y en los casos más graves desparezca, lo que hace imposible la concepción.

Si el hombre también tiene sobrepeso, las posibilidades de conseguir un embarazo, ya sea por medios naturales o a través de tratamientos de reproducción asistida, todavía disminuyen más. Según diversos estudios, las parejas con obesidad o sobrepeso tardan más del doble que el resto de parejas en concebir. Por lo tanto, el sobrepeso se convertiría en un factor de riesgo claro para la fertilidad.

Asimismo, según revelan otras investigaciones, una mujer de 20 años con un sobrepeso de 15 kilos tiene las mismas posibilidades de quedarse embarazada que una mujer de 40 años con un peso normal.

Otras consecuencias de la obesidad en la fertilidad de la mujer son la menopausia precoz y el ovario poliquístico.

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es una patología frecuente que afecta a muchas mujeres en edad reproductiva y está asociado a la anovulación o falta de ovulación. Los ovarios no pueden producir la cantidad suficiente de hormonas que estimulan al óvulo para que madure, sea liberado y pueda ser fecundado. Asimismo, las mujeres con este síndrome producen demasiada insulina, esto hace que el organismo libere una cantidad excesiva de andrógenos, y este nivel alto de hormonas masculinas dificulta mucho la ovulación. Como consecuencia, la concepción se convierte en todo un reto.

De esta forma queda demostrado que el sobrepeso y la obesidad no son aliados de la fertilidad, ni en el caso de las mujeres ni en el de los hombres. Si tienes sobrepeso u obesidad y quieres quedarte embarazada, lo más importante es que te centres en la pérdida de peso. Según los especialistas, con la pérdida y control del peso no sólo se incrementan las posibilidades de conseguir un embarazo, sino también las de que la gestación prospere.

Y es que debes tener en cuenta que el sobrepeso causa otras complicaciones que también son peligrosas durante el embarazo, como la hipertensión y la diabetes. Estas enfermedades aumentan el riesgo de sufrir un aborto, malformaciones fetales o parto prematuro.

Una dieta equilibrada, un estilo de vida activo y la práctica frecuente y moderada de ejercicio físico, pueden mejorar tu fertilidad e incluso ayudarte a recuperarla. La pérdida de peso se convertiría de este modo en una medida preventiva importantísima antes de concebir.

Consulta con tu médico cuáles son las medidas más saludables que puedes poner en práctica para controlar el peso, no hagas ninguna dieta por tu cuenta y sigue las recomendaciones de los especialistas (endocrinos y nutricionistas), que son las personas indicadas para valorar tu situación.