Con la semana 14 comienza el segundo trimestre de embarazo, una etapa en la que probablemente desaparezcan algunas de las molestias del primer trimestre  de embarazo y te sientas con mucha más energía. Esta semana también marca el inicio de nuevos cambios en la evolución del feto.

Semana 14

Cambios que experimenta tu bebé

Peso y tamaño

En la semana 14 tu bebé pesa unos 30 gramos y mide poco más de 10 cm. Aunque todavía es muy pequeño, su cuerpo empieza a ser ya más proporcionado. Para que te hagas una idea, es como un limón, como mucho como un aguacate.

Postura

Hasta ahora ha mantenido la cabeza flexionada hacia el pecho, pero en esta semana empezará a tener una postura más recta porque que el cuello se alarga y la cabeza está más erguida. Sus ojos siguen cerrados y protegidos por los párpados, pero ya comienzan los movimientos oculares.

Piel y pelo

La piel es transparente y pueden verse los vasos sanguíneos, y es posible que ya tenga algo de pelo en la cabeza o las cejas, así como un fino vello en el resto del cuerpo. Este vello se llama lanugo y se irá perdiendo conforme el bebé crezca.

Mecomio

En esta semana también empieza a formarse el meconio, que son las primeras heces que expulsa el bebé después de nacer. El meconio se forma cuando el bebé está dentro del útero y se almacena en su tubo digestivo. Es de textura viscosa, de color verdoso y está formado por células muertas de la piel, moco, líquido amniótico y deshechos del aparato digestivo del bebé.

Cambios que experimenta tu cuerpo

Nauseas y vómitos

La buena noticia de la semana 14 es que a partir de ahora disminuirán e incluso desaparecerán las náuseas y vómitos.

Tamaño del útero

Tu útero tiene el tamaño aproximado de un melón pequeño, ya podrás ver cómo tu vientre se abulta y sigue aumentando el tamaño de tus mamas. Es ahora cuando empezarás a notar que la ropa te aprieta y que tienes que empezar a comprar algo de ropa premamá, más suelta y que no te presione la barriga.

Nivel de energía

Sin embargo, aunque te sientas menos cansada y con más energía, en la semana 14 pueden aparecer algunos síntomas que se mantendrán a lo largo del segundo trimestre y probablemente hasta el final del embarazo.

Estreñimiento

En esta semana 14 pueden aparecer algunas molestias, como estreñimiento, flatulencias, hinchazón, acidez de estómago y dolor de cabeza, inflamación de pies y tobillos, mareos, venas varicosas y hemorroides.

Pero no te preocupes, estos síntomas  de la semana 14 son orientativos y no tienen por qué darse todos a la vez. Cada embarazada es un mundo, y mientras algunas apenas tienen molestias, otras sufren la mayoría de los síntomas con más o menos intensidad.

¿Qué pruebas debo hacerme?

Si el Triple Screening que te hicieron en torno a la semana 12 de embarazo ha indicado un riesgo elevado de anomalías cromosómicas en el feto, en esta semana te puedes hacer una amniocentesis (análisis del líquido amniótico) para confirmarlo.

Pero se trata de una prueba invasiva que puede tener complicaciones. Como alternativa se puede realizar un Test de Diagnóstico Prenatal no Invasivo, que te permite conocer la presencia de alteraciones cromosómicas mediante un sencillo análisis de sangre.