Comienzas en la semana 26 y ya estás terminando el segundo trimestre de embarazo y seguramente este periodo te haya parecido mucho más tranquilo y placentero que el primer trimestre, en el que has podido sufrir alguna náuseas y vómitos.

A partir de la semana 26 se acelerarán los cambios en tu cuerpo y notarás como tu bebé crecerá a pasos agigantados para llegar completamente desarrollado al momento del parto.

Cambios en la semana 26

Cambios que experimenta tu bebé

Peso y tamaño

La semana 26 tu bebé pesa unos 900 gramos y mide cerca de 23 centímetros, desde la cabeza hasta el coxis, más o menos el tamaño de una lechuga redonda o un repollo.

Desarrollo de facciones

En la semana 26 ya tiene suficiente grasa y volumen en el rostro, por lo que se pueden distinguir sus facciones, cejas, pestañas y uñas. Es el momento ideal para hacer una ecografía 4D y descubrir cómo es tu bebé. La ecografía 4D utiliza tecnología de última generación para obtener imágenes nítidas en tiempo real, por lo que podrás llevarte a casa todas las fotografías y un vídeo con sus movimientos. ¡Incluso podrás ver cómo se chupa el dedo!

Abre los ojos

En la semana 26 el hecho más relevante es que empezará a abrir los ojos. Hasta ahora han estado protegidos por los parpados, que permanecían casi sellados para favorecer el desarrollo del nervio óptico. También habrá desarrollado el oído, por lo que podrá oír tu voz y los ruidos fuertes del exterior. Notarás como se mueve si oyen ruidos fuertes o extraños y como se tranquiliza al oír tu voz

En la semana 26 aumentará sus movimientos, así que prepárate a recibir pataditas un poco más intensas, y tendrá ciclos de sueño y vigilia bien determinados.

Cambios que experimenta tu cuerpo

El útero

Tu útero va aumentando de tamaño y ya supera los 25 centímetros.

Aumento de peso

A partir de ahora debes esperar el mayor aumento de peso de todo el embarazo, por lo que es posible que sufras más dolores de espalda, pesadez en las piernas y ganas de orinar con frecuencia, ya que el bebé irá presionando cada vez más tu vejiga.

Estreñimiento

Durante la semana 26 tu bebé también empuja otros órganos, como el intestino, de ahí que puedas tener algo de estreñimiento y cambios en la regularidad a la hora de ir al baño. Lo mejor para combatirlo es aumentar el consumo de frutas y verduras y beber mucha agua.

Molestias comunes

Otros síntomas habituales en la semana 26  son el aumento del flujo vaginal, dolores en la parte baja del abdomen, acidez, dolor de cabeza, calambres, hinchazón de piernas y tobillos, venas varicosas y hemorroides.

Presión sanguínea

Durante el primer trimestre de embarazo la presión sanguínea tiende a bajar, pero a partir de esta semana ya la deberías tener más alta, en cifras similares a las antes del embarazo. Si crees que la tienes muy por encima de lo normal, visita a tu ginecólogo para que descarte una posible preeclampsia, que es la hipertensión durante el embarazo. Puede aparecer a partir de la semana 24 y puede tener consecuencias importantes en tu salud y la de tu bebé.

¿Qué pruebas debo hacerme?

Entre las semanas 24 y 28 debes hacerte el Test de O’Sullivan o la prueba de tolerancia a la glucosa, que te permitirá saber si tienes riesgo de desarrollar diabetes gestacional. La prueba es sencilla: tomas 50 gramos de glucosa y pasada una hora aproximadamente se te extrae una muestra de sangre para ver si el organismo la ha metabolizado correctamente.

Deja un comentario