En la semana 8, ya has pasado el ecuador de primer trimestre de embarazo. No sólo él o ella, tú también empiezas a cambiar y tus hormonas juegan un papel muy importante en esa semana.

En estos siete días, lo más seguro es que tengas que cambiar de talla de sujetador, ya que tu pecho va aumentando de tamaño. Tienes que saber que aún no se te nota que estás embarazada, pero vas a poder aguantar poco sin decirlo a las personas de tu entorno.

Semana 8

Cambios que experimenta tu bebé

Peso y tamaño

Tu hijo ya puede pesar aproximadamente 1 gramo y medir entre 1,4 y 2 centímetros. Para que te hagas una idea, su tamaño puede ser el de una judía. Aunque en la semana anterior ya se empezaron a ver los cambios.

Forma y desarrollo del embrión

En la semana 8 en las manos y en los pies de tu hijo empiezan a formarse los dedos, y en los brazos se pueden ver lo que serán los codos. En su cerebro, las células nerviosas se ramifican para conectarse entre sí, formando las primeras vías neuronales.

En el corazón también hay cambios, ya que se forman la válvula aórtica y la pulmonar. Eso hace en el pulmón sea otro de los órganos que sufran modificaciones en esta semana y empiece a dividirse en bronquiolos y tronco principal.

A partir de la semana 8, la cola del embrión empieza a desaparecer y en su lugar se forma el coxis, que es la parte inferior de la columna vertebral.

Aún tenéis que tener un poco de paciencia para saber si será niña o niño. Y aunque no lo sientas, tu bebé no para de moverse en la vesícula gestacional.

Cambios que experimenta tu cuerpo

La barriguita comienza a crecer

Tu útero pasa a ser del tamaño de un puño al de un pomelo. Puede ser que aún no te des cuenta de que tu barriguita empieza a crecer, pero sí que verás, sobre todo al final del día, que la ropa te empieza a apretar.

Aumento del tamaño del pecho

Lo mismo te puede pasar con el sujetador. Poco a poco tu pecho va adquiriendo más tamaño y los tejidos internos se van acomodando para la lactancia,  por lo que deberás cambiar de sujetador para que realmente te sujete bien el pecho. Así, te sentirás más cómoda y segura.

Síntomas en la semana 8 de embarazo

  • Náuseas y vómitos.
  • Calambres en la parte inferior del vientre.
  • Ciática.
  • Intolerancia a ciertos olores.
  • Ardores de estómago.
  • Dolores similares a los de la menstruación.
  • Estreñimiento.
  • Aumento de las mamas.

Lo que no debe faltar en tu alimentación

A partir de la semana 8 debes potenciar el consumo de hierro, debes complementarlo con un mayor aporte de calcio, yodo, zinc, vitamina D, ácidos grasos omega 3 y ácido fólico.

Aunque puedes tomar algún suplemento que te prescriba tu ginecólogo, recuerda que las verduras, las frutas, las legumbres, el pescado, los frutos secos y los lácteos son algunos de los alimentos ricos en estos nutrientes que necesitas para afrontar bien el embarazo.

Ejercicio físico moderado

El ejercicio físico te ayudará a mantenerte en forma. Salvo actividades excepcionales, como los deportes de impacto, no hay contraindicación para hacer deporte durante el embarazo.

En caso de duda, consulta a al equipo de especialistas que te sigue, pero recuerda que el ejercicio te ayudará a sentirte bien, a mantener el peso adecuado y a dejar a un lado las preocupaciones y el estrés.

¿Qué pruebas debo hacerme en la semana 8?

En esta semana se recomienda hacerse unos análisis de sangre y de orina para comprobar que todo está bien.

Pero puedes hacértelos la semana de antes o la posterior. Si aún no te han hecho una ecografía, ahora es el momento y podrás oír el corazón de tu bebé latiendo con fuerza.

Si todo está en orden, la siguiente visita a tu ginecólogo será cuando pasen 4 semanas.